AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Víctor del Río

Relatos del agua sobre la piedra caliente

0 comentarios


Universo vídeo. Historias fugaces.
Comisaria: Mª del Carmen Carrión. LABoral. Los Prados, 121. Gijón. Hasta el 31 de octubre.


Publicado en el Cultural el 22/07/2011
La tercera edición de Universo Vídeo, el proyecto de LABoral que reúne en torno al audiovisual diversas perspectivas internacionales, ha sido comisariada por María del Carmen Carrión. Se reúne aquí la obra de once artistas que, exceptuando la portuguesa Raquel Schefer, proceden de América Latina. El planteamiento de la exposición se suma a las revisiones que del vídeo se vienen realizando en diversas instituciones, como Vídeo(S)torias, del Artium, ya comentada en estas páginas. Si en aquella ocasión el despliegue inabarcable actuaba más como archivo del audiovisual español que como una exposición al uso, aquí seguimos el itinerario exacto de un discurso trabado por el leiv motiv de una peculiar recuperación de la memoria.

La flexibilidad del soporte, así como su dimensión narrativa parecen, en efecto, propicios para la salvación de los microrrelatos que son regularmente sepultados por la idea de actualidad que prefieren los medios de comunicación de masas. De este modo, una parte de la función artística se decanta hacia el intento de recrear historias plurales, o, más unamunianamente, de recuperar la intrahistoria. Esa cotidianidad cargada de significado podría verse, por ejemplo, en la obra de Wilson Díaz, Baño en el cañito (2000), en la que un grupo de muchachos adolescentes se dan un idílico baño en la selva hasta que descubrimos, al final del vídeo, que se trata de combatientes de las FARC que se vuelven a poner su uniforme guerrillero. El vídeo, grabado en la zona de distensión en Colombia, un espacio cedido a la guerrilla por parte del gobierno en un intento de acercamiento durante un breve período, fue censurado en alguna ocasión por las autoridades colombianas en una curiosa y reveladora conciencia del potencial de transgresión política de esa humilde escena. En realidad, el signo de la posible transgresión de las cosas sencillas reside en el fino margen entre poética y política. Una frontera, como la propia zona de distensión colombiana, donde el signo ideológico nunca está decidido de antemano y depende más bien de la esencial ambigüedad de lo real.

En este espacio de frontera se desgranan tanto aproximaciones hacia la reconstrucción de una memoria individual, como la revisión de los mitos colectivos del pasado. En la misma coherencia encontramos, por ejemplo, la obra de Claudia Joskowicz, Round and Round and Consumed by Fire (2009), que recrea la caída en una emboscada en Bolivia de dos foragidos yanquis, Butch Cassidy y Sundance Kid, en un cuadro viviente ralentizado que la cámara recorre en un cinematográfico barrido hacia los flancos desde los que los protagonistas fueron abatidos. No es la única reescenificación que ofrece la muestra que alterna estos episodios con otros más cotidianos pero no menos dotados de simbolismo.

El limitado grupo de películas que vemos en esta exposición va desgranando estos pequeños acontecimientos cargados de síntomas y alusiones. Una eficaz y ponderada suma de secuencias que conforman una buena propuesta, tan breve como precisa. Y puede que este intento por reescribir las historias frágiles y mínimas de sus protagonistas olvidados quede metafóricamente ensayado en la magnífica obra de Oscar Muñoz, Re/trato (2004), en la que un pincel húmedo dibuja sobre una piedra caliente un efímero retrato que debe ser redibujado con la misma urgencia con la que el calor evapora la huella del agua.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia