AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

ÁngelAntonio Rodríguez

De mares cotidianos


0 comentarios

Siete artistas y una temática tradicional, como homenaje al intimismo de las pequeñas cosas, llenan estos días la galería Espacio Líquido

Publicado en El Comercio



 ‘Mar no se dice océano’.
Chechu Álava, Vari Caramés, Adrián Cuervo, Gerardo Custance, Heidi Horstang, , Miguel Galano y Mayte Vieta.
 Galería Espacio Líquido (Jovellanos, 3). Gijón. Finaliza: 10 de septiembre.
 Martes a sábado, de 12 a 14 y de 16.30 a 20.30 horas.

En verano, el circuito expositivo se ralentiza en Asturias. Las salas suelen exponer a sus artistas habituales, sin plantear tesis complejas ni miradas monográficas. Por eso resulta agradable que algunos proyectos aporten ciertos estímulos temáticos, puntos de partida que inciten a los participantes a pensar colectivamente. Es lo que ha hecho Espacio Líquido con esta muestra de sugerente título (‘Mar no se dice océano’) que, según sus organizadores, «reivindica lo pequeño en relación a lo grande, lo cercano, lo inmediato; lo que alcance de nuestra vista, olfato, tacto; buscar lo cotidiano».

La exposición parte del mar como algo inmediato y directo, partiendo de ese concepto de ‘lo líquido’ (tan ligado a la génesis y el nombre de la galería gijonesa) y con una larga tradición histórica, cuya reinterpretación es factible a partir de diversos lenguajes, en la confluencia de las viejas y nuevas las herramientas.

Por ejemplo, en las poéticas pinturas de Chechu Álava, gamas cálidas y sutiles que recuerdan a la pintura francesa de principios del siglo XX, aliñada aquí con extraños personajes, entre barcos y soledades. Soledades como las que siempre ha defendido la personalísima obra de Miguel Galano, reinventándose cada año, sin desmarcarse de las calidades y los silencios. El tiempo detenido, la piel de la pintura, la creatividad bien entendida, para gozar, una vez más, del horizonte.

Goce contemplativo que también anhelan los juegos acuosos de los vídeos de Adrián Cuervo, entre dinámicas y muy cercanas sensaciones. Feliz sosiego que también pretenden las instantáneas de de Heidi C. Morstang o las de Vari Caramés, apostando por la delicadeza del paisaje, el baño o por el bullicio. Más conceptual y rotunda es esa «lucha que se hace física» en las fotografías de Gerardo Custance, donde la imagen actúa como guía y meta para incitarnos a pensar, más allá de lo meramente estético. Y los gritos de Mayte Vieta, inscritso en velados escenarios que nos ayudan a hacer visible lo invisible.




Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia