AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Una coleccción entre dos paisajes

0 comentarios

Publicado en la Voz de Asturias

Una de las primeras cuestiones del paisaje cultural asturiano que tendrá que resolver el nuevo Gobierno del Principado es el convenio con el Banco Herrero para la sala de exposiciones que la entidad bancaria tiene en Oviedo, en la calle Suárez de la Riva, y que ha definido bien los criterios de sus sucesivos propietarios. Así ha sido durante todo el proceso de cambio de manos: cuando La Caixa compró el banco asturiano, en 1995, lo primero que hizo fue abrir una sala de exposiciones; cuando, cinco años después, el dueño pasó a ser el Banco de Sabadell, lo primero que hizo fue cerrar esa misma sala. Dos visiones completamente distintas de lo que son sus fines sociales, algo a tener muy en cuenta en el actual proceso de reconversión de las cajas de ahorro. Por fortuna, la Consejería de Cultura supo reconducir la situación y convencer a la entidad sabadellense para que la reabriera, convirtiéndose desde ese mismo momento en el único espacio de la capital asturiana donde se pueden ver exposiciones de calidad. El convenio se ha ido renovando y, aunque favorece con dinero público a una marca privada como la del Banco Herrero, merece la pena plantearse su continuidad después de 2012.
Además, está en juego su imprescindible colección de arte, compuesta básicamente por obras de pintores asturianos, que se mostró hace poco en esta misma sala de exposiciones y cuya permanencia en Asturias no está del todo asegurada, con tanto transfuguismo de capital. El Banco de Sabadell cuenta también con su propia colección de arte local, acotada por el paisaje y el paisanaje catalán y muy restringida a su territorio. Entre sus intereses se encuentra por supuesto el arte contemporáneo, debido sin duda al buen entendimiento de Miquel Molins, director de la Fundación Banco de Sabadell, aunque no con el propósito de hacer colección, sino de comprar obras singulares que decoren las oficinas y despachos de la sede central de la entidad financiera. Esto es lo que ahora se nos muestra en la sala de exposiciones de Oviedo: un conjunto heterogéneo de pintura, escultura y fotografía reunido bajo un tema circunstancial que permite agrupar a artistas de renombre del ámbito catalán actual como Perejaume, Susana Solano, Sergi Aguilar, Hernández Pijuan, Joan Fontcuberta, Ferrán García Sevilla o Bleda y Rosa con algún otro de procedencia distinta, como el madrileño Miguel Ángel Campano o los asturianos Miguel Galano y Hugo Fontela, representados estos dos últimos con sendas obras menores.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia