AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ángel Antonio Rodríguez

Silencios, inquietud y luz 


0 comentarios

Tras brillar el año pasado en Madrid y Washington, Soledad Córdoba presenta en Oviedo su obra reciente


Publicado en El comercio


Arista: Soledad Córdoba. Nacido en Avilés en 1977.

Lugar: Galería Vértice (Marqués de Santa Cruz, 10). Oviedo.

Finaliza: 26 de febrero.
Horario: Martes a sábado, de 11.30 a 14 y de 17.30 a 21 horas.
Lunes, de 11.30 a 14 horas.


Tras la exposición individual que presentó en 2010 en la galería Blanca Berlín de Madrid, y las colectivas ‘Artistas invitadas’ de la galería Marlborough y ‘Women&Women’, de la Embajada de España en Washington, Soledad Córdoba regresa a su galería asturiana para seguir mostrando ideas y viajando a las profundidades de sí misma. 

Sus últimas series fotográficas ocupan estos días la galería Vértice, en Oviedo, planteando escenografías donde se funden realidad y ficción, en composiciones casi rituales. 

‘En el silencio’ es el título de esta sugerente muestra de inquietudes, evolución lógica y coherente de la serie ‘Un lugar secreto’, que el año pasado sorprendió a propios y extraños. Autorretratos de un espacio-tiempo detenido, juegos de estímulos visuales que pretenden hallar ese algo más imperceptible, esa suerte de parábola expresiva. Símbolos, en su caso, extraídos de la naturaleza y el entorno. 

El cuerpo como hábitat, lejos del hedonismo pero cerca, muy cerca, de otras revelaciones bastante más profundas. 

Atrás quedan (aunque no tanto) las primeras experiencias de Soledad Córdoba de la mano de EL COMERCIO, que le concedió la primera Beca AlNorte en el año 2002 por su proyecto ‘Lácrima’. 

Pero, si antes eran formatos seriados, imágenes digitalizadas en series de tres, cuatro, diez o más piezas, hoy Soledad Córdoba plantea series más cortas, o piezas únicas, que mantienen inquietantes diálogos entre sociedad e identidad. 

El cuerpo fragmentado, y sus relaciones con el lenguaje plástico, audiovisual o escrito, bajo un arte casi terapéutico. 

Su nuevo proyecto gira en torno al concepto de silencio, asumido aquí como un estado imprescindible para penetrar en el entorno. 

«Es una necesidad de entablar un diálogo entre el mundo exterior donde el principal protagonista es la naturaleza. Todas las imágenes están envueltas de una atmósfera irreal, habitada y compartida por los protagonistas que forman parte de las escenas fotografíadas ». 

Las obras atesoran un fuerte impacto de ficción donde el tiempo narrativo hace que las imágenes vayan más allá del instante retenido, y las composiciones manifiestan una fuerte poética personal, vibraciones entre la naturaleza, la mujer autorretratada y el paso de las horas. 

«Todo lo que sucede en estas fotografías va más allá de una simple realidad, son en sí una realidad inverosimil que representa la experiencia del ser humano dentro de la naturaleza». Lugares dode todo es posible, paisajes extraídos de la realidad que se tranforman en arte bajo la mágica mano de Soledad Córdoba, amiga de las calidades postfotográficas, que mantiene su tributo a referentes como Francesca Woodman, Gregory Crewdson o Helena Almeida mientras continúa ejerciendo como profesora universitaria. 

Una obra ya madura, pero en constante progresión, fruto de numerosas sesiones fotográficas que se configuran en entornos naturales e interiores repletos de luz, «que dan vida a los personajes que interactúan en las imágenes, y al tiempo que aleja el tinte de lo tenebroso de los sucesos fantásticos que se suceden». 



Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia