AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Viajes por el Híper-Espacio. Entre la ciencia y la ficción

0 comentarios

Pasajes. Viajes por el Híper-Espacio.

Obras de la Colección Thyssen-Bornemisza Art Contemporary.

Laboral. Centro de Arte y Creación Industrial.

Las columnas de luz de Cerith Wyn Evans nos llevan directamente desde la entrada de Laboral. Centro de Arte y Creación Industrial a espacios imaginados una y otra vez a través de la literatura fantástica, tantas veces recreada en la gran pantalla, iniciando de este modo un viaja alucinatorio por decorados inexistentes que pueblan nuestra memoria visual como si en ellos hubiésemos estado infinitas veces, espacios cotidianos de una Odisea en el Espacio, vigilados por la gran máquina que todo lo controla y se rebela contra nosotros mismos, disipando las escalas y referencias en su cegadora luz, o quizás desde la estética más pop que alimenta nuestra imaginación de un futuro orgánico y aséptico en las arquitecturas de Ernesto Neto, muros blandos abiertos a celdas claustrofóbicas.

Tras pasar los muros blancos, nuestra propia sombra se desdobla ante nosotros, iniciando múltiples caminos de nuestro propio yo, en un artificio del renombrado e internacional Olafur Eliasson, de este modo comienza la aventura de vernos en esa red total, a la manera de Matrix, de un instante detenido en el muro de Los Carpinteros “frío estudio del desastre”, descriptivo de una situación agónica de una sociedad privada cubana dejada a su propia suerte, abandonada por todos, congelada en ese justo momento, como en el vídeo de Sergio Prego “Tetsuo, Bound to Fail” rodado con la técnica de captación de imágenes desde diferentes ángulos, perdidos en el laberinto futurista de Doug Aitken repleto de espejos hexagonales con movimiento aleatorio que propician nos persigamos a nosotros mismos, buscando una escapatoria a todo esto, siguiendo el camino de “Y” marcado por Carsten Höller, entre la atracción de feria y “stargate”, bifurcado para obligarnos a tomar una decisión sin retorno, única huída posible del ambiente alucinatorio y las presencias sospechadas de las piezas de Pipilotti Rist, espectacular e inquietante la instalación “Related Legs (Yokohama Dandelions), la espectral “Live Evil (Auckland) de Paul Pfeiffer o la evocadora “Samani” de Olaf Nicolai.

Mientras tanto, desde los muros nos ocultan conversaciones y otras realidades, observables desde la pequeña mirilla abierta en puerta del tándem  Michael Elmgreen / Ingar Dragset que nos descubre ese lado irresistible y perverso, para convertirnos a la vez en observados desde el otro lado, identificados con mayor o menor fortuna en una especie de retratos robots clonados en sus rasgos y condiciones, cuando todos somos sospechosos de algo y que Maurizio Cattelan se encarga de recordarnos.

Decorados para una realidad que nos circunda y ocupa, entre los que nos movemos continuamente, y que a su vez nos adelanta a muchas otras predicciones que frecuentemente trasciende y van más allá de lo imaginado.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia