AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

El corazón manda

0 comentarios


Proyecto inaugural Galería Dolores Orato. Oviedo

Arrancar un proyecto siempre tiene mucho de aventura y algo de locura, sin la cual nada nunca ocurriría, una locura controlada, cómo no, un salto al vacío con red, pues quien se arroja a este tipo de viaje siempre guarda la cordura previa a la partida, conociendo bien el destino y la ruta caligrafiada en todos los mapas y guías posibles.
Así pues, no se trata de ningún naufragio ni ruta solitaria, hay gente alrededor que acompaña a Dolores Orato en la travesía, creadores en los que cree y piensa pueden aportar discursos y relatos con los que abordar las dificultades que aparezcan, narraciones en forma de dibujos de Pedro Fano o las anatomías palpitantes de Fernando Sáez de Prada, paisajes de ciudades por visitar en la mirada de Cristina Fernández, miradas que descubrirán los textos escritos de manera precipitada en los muros, mensajes normalmente anónimos pero que, en este caso se conoce la autoría de la mano de Javier Soto, una travesía que puede quedar archivada en la memoria fotográfica de Marisa Ruiz Zorrilla.
Frente a estos compañeros de viaje, se propone hacer una invitación a  personajes que pueden tener las mismas experiencias o hallarse en el intento de metas similares, aventureros como Jesús Zurita y su imaginario absolutamente personal, el ideario de un horizonte atrapado en las pantallas de Adrián Cuervo, los paseos urbanos de Jesús Portal y sus arquitecturas  “recién pintadas”, las vísceras de Ángeles Agrela o el pasado decadente en las instantáneas, fruto de viajes reales e imaginarios de Fiumfoto.
El viaje está iniciado, entre todos haremos sentirle arropada, saberse que no está sola en este empeño, que merece la pena y que el camino es lo importante cuando la llegada o el destino es continuar caminando.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia