AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ángel Antonio Rodríguez

La poética de las formas

0 comentarios

La exposición del gijonés Víctor García en la galería Altamira y en ATM Naves explora la creación artística

 


Publicado en El Comercio

Lugar: ATM Naves (Peña de Francia, s/n. Deva) y galería Altamira (La Merced, 37). Gijón.
Título del proyecto: ‘Nada es nadie (expectativa)’.
Autor: Víctor Esther G. (pseudónimo de Víctor García). Nacido en Gijón en 1976.
Horario: En la galería abierto de lunes a sábado, de 11.30 a 14 y de 18 a 21 oras. En las naves, con cita previa.

Un cierto sentido irónico, pero también trágico y claramente autobiográfico, inunda la doble exposición ‘Nada es nadie (expectativa)’ que Víctor García presenta estos días en su tercera individual con la galería gijonesa Altamira. La muestra ocupa también ATM Naves, en Deva, un gran caserón donde en los últimos meses han realizado intervenciones otros artistas (Iannis Kouneilis, Filipos Tsitsopoulos, Javier Soto) con la idea de plantear un futuro centro de debate y experimentación.

Víctor García, gijonés que actualmente reside en Nueva York, se doctoró en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca y ha sido artista residente en la International Center of Photography (ICP)de New York, en la KHB Kunstschule de Berlín y en la escuela de Gaetano Ballardini (Italia). Esta nueva exposición ha sido producida con el apoyo de la Universidad de Oviedo y de Cajastur. El artista firma el proyecto con el pseudónimo ‘Víctor Esther G.’, en homenaje íntimo y familiar a una de sus abuelas.

Recuerdos y emociones

En el centro de la ciudad, Altamira exhibe tres planchas de plexiglás transparente, con los tres colores primarios, y dos proyectores que juegan con ese sentido cromático y tratan de alterar las emociones visuales del espectador. En ATM Naves hay cuatro vitrinas que hacen las veces de contenedores de recuerdos, y albergan en su interior una colección de cámaras y herramientas ópticas, diapositivas, vacíos y metáforas sobre la creación artística. A los lados, dos videoproyecciones, con el fuego como protagonista, completan ese sentido escenográfico, que se implementa con las grandes paredes. Como indica el propio artista, «la exposición supone un punto de inflexión» en su carrera, donde se cuestiona tanto el proceso de trabajo como los preceptos formales y conceptuales que ha venido usando hasta la actualidad. El conjunto atesora una íntima poética de las formas y un rigor metodológico que trasciende más allá de cualquier anécdota.





Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia