AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Juan Carlos Gea

Maojo, en plenitud

0 comentarios

 

Publicado en La Nueva España

Pablo Maojo (San Pedro de Ambás, Villaviciosa, 1961) está en plena madurez como artista. Es algo que su obra ha dejado claro en los últimos meses a los visitantes que han disfrutado de sus individuales en la cántabra Sala Robayera y, más recientemente, en el Complejo Cultural As Quintas de La Caridad. Y ahora queda claro en Oriental, que repite en el museo Evaristo Valle el título y buena parte parte de la obra reciente que pudo verse en As Quintas. La plenitud reside en una variedad de registros que en todos los casos aborda con el mismo dominio técnico y con idéntica lealtad a los rasgos que identifican una de las esculturas más personales y gozosas de cuantas se hacen ahora mismo en España.
Aunque decir “escultura” sea quedarse excesivamente corto. Es verdad que Maojo trabaja, en principio, con los conceptos, los procedimientos y las herramientas del escultor, y que la madera es la materia prima de su obra. Pero, tal como viene sucediendo desde hace años, su capacidad para desbordar lo escultórico en todas direcciones –hacia la pintura, hacia la arquitectura, incluso hacia la música o la literatura- convierte a Pablo Maojo en bastante más que un mero escultor. Y, del mismo modo, sorprende su capacidad para modular un abanico de registros que van de lo minimalista, lo jocoso o ingenioso, lo minúsculo y casi inexistente, en ocasiones incluso el vacío, hasta lo monumental, lo conmovedor e incluso lo apabullante.
En este último apartado de piezas de rotunda presencia corporal encajan piezas como Micelio en mi lloréu, en la que son protagonistas absolutos el puro volumen exento, la organicidad de la madera y la belleza de la veta desnuda; el imponente Dura vida en la galería… grisú emocional, una construcción en roble y hierro, llena de túneles, pasajes, tramos que amenazan deterioro; la significativa Caja desencaja, en la que Maojo ensambla una especie de summa que entrecruza armónicamente en dos cuerpos los lenguajes de la geometría y la masa bruta, la madera cruda y sutilmente tratada, o Encuentro, en la que también se juega con la duplicidad de las formas, pero esta vez ejecutándolas en una sola pieza. Y sobre todo destaca la colosal y geológica Brecha jurásica,un relieve en el que la madera adquiere calidades minerales y fósiles.
En el otro extremo, Oriental se hace, en efecto, más oriental en la sutileza y economía de medios de Hexagrama al trigrama, una suerte de construcción musical mínima; o en la evocación, redobladamente constructiva en este caso, del paisaje urbano neoyorquino en A N. Y.. En Envés, através un simple giro de la disposición de la pieza desarma a la vez la pintura y la escultura en la que el título se convierte en una especie de comprimido manual de instrucciones para leer la obra. Espacios expectantes es un delicioso ejercicio de exigua arquitectura, y Acaso rejas rojas talla un micropoema en una trama de incisiones y huecos, mientras queCaja face deja al espectador en un punto intermedio entre el retrato escultórico y la arquitectura. En todos los casos, la sugestividad literaria de los títulos multiplica el disfrute de las obras poniendo a quien mira delante de lo que suena a charada o acertijo, o ante rótulos que suenan a poema de, por ejemplo,John Ashbery (Localización en el alud de las circunstancias).

Finalmente, otro bloque de obras se aproxima más hacia lo pictórico con un uso cada vez más desenvuelto y cromáticamente rico de los pigmentos y con nuevos procedimientos para tratar la madera, como los óxidos disueltos en vinagre que la impregnan de un delicado halo dorado: La llucha pol’azabache; la poderosa y profunda Desasosiego; Amares, un gran relieve en azul monocromo con ritmos curvos y ondulados inéditos en Maojo;Mariñes en fotogrames, una verdadera fiesta de colores, símbolos e ideogramas que es a la vez un relato y un storyboard del paisaje natal del artista tallado en madera en cuya estructura Maojo mantiene referencias a pintores como Torres García.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia