AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Fernando Gutiérrez. "LubberDas"

0 comentarios

Espacio Líquido
De 21 de Octubre al 4 de Diciembre de 2010

Un modo de hacer directo, sin pantallas intermedias, sobre el muro, a quemarropa, nos facilita el diálogo y la implicación en la serie de aventuras y reflexiones que se pueden lanzar desde una narrativa visual, un modo de contar historias y preocupaciones abierto, para que cada cual saque sus propias conclusiones.

La propuesta de Fernando Gutiérrez invita a un viaje alucinatorio, cercano a la idea de gabinete de  maravillas y rarezas, repleto de referencias más o menos explícitas, tomando como punto de partida la obra de Jerónimo Bosch, conocido como El Bosco, artista inclasificable generador de todo un catálogo de demencias y fantasmagorías, de seres híbridos y diabólicos, que tanto tienen de proximidad al imaginario presentado, constituido desde la posición de observador de un mundo inventado y hecho realidad desde una natural forma de construir.

Concretamente  en la pintura“La extracción de la piedra de la locura” aparece la leyenda “Meester snyt die Keye ras, myne name is lubbert das”, que traducido vendría a decir algo así como “Maestro, extráigame la piedra, mi nombre es LubberDas”, personaje satírico de la literatura holandesa que representaba la estupidez, sirve de excusa para armar todo un catálogo de actores que deambulan por las paredes de la sala y crean la base del proyecto presentado.
 
Un viaje alucinatorio y, a la vez, materializado en la obligación de salvar la distancia que separa a sus moradores, a modo de paréntesis en ese continuo que transforma las imágenes que nos asaltan desde todos los lugares, en cualquier momento, entre la sorpresa y el desencanto, entre lo cotidiano y el optimismo, factor este último siempre presente, a su manera, en las piezas resueltas directamente en las paredes y en soportes de corte más pictóricos.

La presencia de este personaje central nos induce a adentrarnos en todo lo que su mente y su espacio conforman a su alrededor, ya decía alguien que el hecho de estar paranoico no significa que no te persigan, e inmediatamente de igual modo, nos empuja a reconocer nuestro propio ámbito, nuestro entorno próximo y cotidiano, desde el abandono a descubrir nuestros monstruos, los nuestros y los ajenos, nuestras realidades y fantasías, compartidas con los demás.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia